noviembre 3, 2014

El proceso de aprendizaje en los perros no se reduce simplemente a lo que sería educarlos sino que también va estrechamente vinculado a una correcta socialización por parte del mismo.
De que nos serviría tener un perro “educado” si luego cuando sale a la calle se asusta con determinados ruidos, reacciona frente a la presencia de otros perros, personas etc…


A continuación te paso los mejores consejos para que puedas trabajar estas dos cosas tan importantes de manera simultánea.
• Permítele relacionarse con diferentes perros durante sus primeros meses de vida.
• Frente a los estímulos que le resulten novedosos procura transmitirle una energía equilibrada y neutra como si nada estuviese pasando, de esta forma evitarás que se formen fobias.
• Los paseos diarios y el ejercicio deberán formar parte de sus rutinas.
• Permítele relacionarse con diferentes personas.
• No te enfades cuando se equivoque,  mantener la neutralidad y el equilibrio es primordial en cualquier líder.
• Utiliza las situaciones cotidianas para educarlo, por ejemplo: si se sienta por si sólo, felicítalo y dile la orden de sentado (muy bien, sentado).

Aplicando estos consejos verás rápidamente los avances en su manera de reaccionar frente a su entorno.

Autor: Francisco Winterhalter (derechos reservados)